FORDÍTÁS - TRADUCETI - TRADUIRE - VERTALEN - TRADUCI - ÚBERSETZEN - TRANSLATE - ترجم - TRADUCIR

PAISES QUE NOS VISITAN DESDE JUNIO DE 2013

Flag Counter

Buscar en este blog

Cargando...

miércoles, 15 de mayo de 2013

ENFERMEDADES DE LOS ARBOLES FRUTALES

ARTE Y JARDINERÍA Diseño de Jardines

Enfermedades más comunes en los arboles frutales



Heladas


El efecto de las heladas sobre el follaje se hace aparente cuando las hojas se abren. La cara inferior se arruga y se llena de ampollas y la piel que las recubre se resquebraja. Las hojas se rodean los ramos florales son las más afectadas, pero las hojas dañadas no caen. La principal amenaza son las heladas en el momento de la floración: las flores se vuelven marrones y caen. En un año de floración abundante, el efecto aclarador de una débil es beneficioso, pero una fuerte helada tardía puede ser fatal. Debe evitarse plantar en un microclima frío.

Corrimiento de la flor


Es sumamente molesto descubrir que un árbol sano que estaba lleno de flores las ha perdido sin dar fruto. Para descubrir la causa debe saber si este problema ocurre año tras otro o si es un acontecimiento insólito. Si es un hecho habitual, la causa más común es la ausencia de un compañero polinizador. La mayoría de los árboles no darán fruto a menos que otra variedad del mismo árbol de polen compatible con él crezca cerca. Su proveedor o un centro de jardinería pueden aconsejarle una variedad adecuada para plantar. Si la caída de las flores no se da de forma habitual, la causa más probable será el mal tiempo en el momento de la floración. La helada de las flores es un problema común de las macetas expuestas al frío. Un ambiente muy seco puede inducir poca polinización; una primavera húmeda y fría reduce la actividad de los insectos.

Caída de los frutos


Los frutos pequeños pueden caer a consecuencia del ataque de insectos; busque las larvas en las manzanas, peras y ciruelas caídas. Pero también caen los frutos sanos; esto puede ser beneficioso cuando hay que aclarar una cosecha muy densa. En los manzanos, los primeros frutos caen cuando son del tamaño de un guisante; la razón más corriente es una polinización incompleta debido a una primavera fría y húmeda. La caída mayor es la de finales de primavera. Existen varias razones por las cuales esta caída puede ser excepcionalmente fuerte y que quede sólo una pequeña cosecha. Es habitual que los árboles recién plantados pierdan su fruto de este modo; algunas variedades como las naranjas ‘Cox´s Pippin’ sufren una considerable pérdida de fruto. Otras causas son el suministro irregular de agua a la raíz, la falta de alimento, las heladas y la superproducción.

Roña


Grave enfermedad de las manzanas y peras que puede atacar cualquier parte del árbol. Las hojas presentan manchas verde oscuro o marrón; las ramitas tienen ampollas y los frutos están desfigurados. El mejor método de controlarla es seguir un programa regular de rociado proyectado para todos los problemas graves. Puede también tratar con Mancozeb cuando se abren las yemas, en los racimos verdes, en las yemas rosadas, en la caída de pétalos y 14 días más tarde. Recoja las hojas y quémelas en otoño; pode los tallos con costras en invierno.

Chupadores


Los bordes en crecimiento de los manzanos y los perales son atacados por insectos chupadores. Los ramos florales se vuelven pardos si son atacados por las heladas, pero un examen minucioso revela la existencia de insectos de color blanco amarillento que parecen áfidos aplastados. Otro signo revelador es la existencia de un líquido pegajoso. Rocíe con Permetrín o Fenitrotión cuando los ramos florales estén aún verdes.

Mal del plomo


Es la enfermedad más grave de los ciruelos, que también puede atacar a los manzanos, cerezos y melocotoneros. El primer síntoma es que las hojas se vuelven plateadas. Se produce la muerte de los brotes; la madera queda manchada. Corte las ramas muertas unos 15 cm por debajo del nivel de la infección. Pinte los cortes con oxinato de cobre. Arranque el árbol si han aparecido hongos en el tronco.

Falso mal del plomo


Es una afección común que, a primera vista, parece mal del plomo. Las hojas son plateadas, pero este efecto se da en todo el árbol y no, de modo progresivo, en una sola rama. La sección de una rama muestra la ausencia de las manchas características del mal del plomo. La causa de esta afección es la falta de alimento o un riego irregular. En primavera, ponga una capa de materia orgánica en el suelo.

Pájaros


Los pájaros pueden ser sumamente destructivos para las yemas florales, sobre todo los pardillos y los gorriones. Pueden dañar todos los frutales, especialmente los cerezos, ciruelos y perales. A finales del invierno y durante la primavera, los pájaros abren las escamas más externas y picotean la parte central de las yemas. Los pájaros pueden ser un problema cuando ya ha salido el fruto: desde la destrucción total de una cosecha de cerezas hasta horadar ocasionalmente las manzanas maduras. Desgraciadamente los aerosoles repelentes pueden no mantener a raya los pájaros; la mejor solución es colocar una red de plástico.

Mildiu


Las hojas jóvenes, los brotes y los ramilletes florales de manzanos y perales pueden aparecer grises en primavera debido a la infección de esta enfermedad blanca. Es una enfermedad grave: impide el crecimiento, las flores enfermas no progresan y las hojas pueden caer. El naranjo ‘Cox´s Pippin’ es muy sensible. Pode y queme todas las ramitas infectadas. Use un rociado a base de Carbendazima.

Sarna o Erinosis

Este ácaro microscópico puede ser una seria plaga de los perales. Las hojas quedan salpicadas de agallas amarrillas o rojas que más tarde se vuelven negras. Las hojas afectadas caen prematuramente, los frutos pueden tener también agallas. Arranque y queme las hojas enfermas en cuanto detecte la plaga.

Ácaro rojo



El primer signo del ataque de este ácaro es un débil jaspeado de la cara superior de la hoja. Cuando la temperatura es alta puede darse una infección fuerte: las hojas toman un color bronceado, se vuelven quebradizas y mueren. Examine el envés de las hojas con una lupa para buscar los pequeños ácaros. La especie más común es el ácaro rojo de los frutales; en los perales puede encontrarse Bryobia. Rocíe con Permetrín o Malatión. A las pocas semanas, repita si es necesario.

Lepra del melocotonero


Aparecen tumefacciones grandes y rojizas en las hojas. Además de afear, esta enfermedad provoca la caída prematura de las hojas y el debilitamiento del árbol. El hongo inverna en la corteza y entre las escamas de las yemas, pero no en las hojas caídas. Rocíe con un producto a base de Ziram en invierno, repita 15 días más tarde y también antes de la caída de las hojas.

Cribado de las hojas


Enfermedad fúngica que ataca los ciruelos, melocotoneros y cerezos. Aparecen manchas pardas en las hojas que se convierten luego en pequeños agujeros. No se dan otros síntomas y los frutales no están seriamente afectados. Sólo ataca los árboles débiles.

Podredumbre bacteriana


Los primeros síntomas de esta grave enfermedad de los ciruelos, cerezos y otros frutales de hueso son las manchas de bordes pálidos en las hojas. En un estadio posterior, la corteza rezuma goma y las ramas atacadas mueren. Ataje rápidamente el problema para salvar el árbol. Corte las ramas dañadas y pinte los cortes con oxinato de cobre.

Chinches


Los primeros síntomas son manchas pardorojizas en las hojas que se convierten luego en agujeros de bordes marrones. Las manzanas y peras jóvenes tienen manchas que se convierten en zonas suberosas. Rocíe con Permetrín los brotes nuevos para proteger las hojas y también al caer la hoja para evitar daños en los frutos.

Babosita del peral


Tanto las hojas de los perales como las de los cerezos son atacadas por esta larva de insecto semejante a una babosa. Rocíe con Endosulfán si el frutal está gravemente afectado.

Orugas


Falena Defoliadora – Oruga geómetra de coloración uniforme que ataca los árboles en primavera.
Falena Infernal – Oruga geómetra verde que devora las hojas jóvenes y puede horadarlas aun juntas. Las orugas geómetras en primavera comen las hojas nuevas y a menudo se alimentan de pétalos y pedúnculos florales al avanzar la estación. Proteja los árboles rodeando cada tronco con una banda viscosa de Boltac, desde el otoño hasta el invierno. Si ve orugas, rocíe con Fenitrotión o Permetrín.
Oruga Multicolor – De unos 2 cm, se alimenta de las hojas desde mediados de la primavera hasta mediados del verano. Rocíe con Fenitrotión o con organofosforados.

Pulgón


Los manzanos, perales, melocotoneros y ciruelos son afectados por diversos tipos de pulgones. Algunos hacen amarillear y retorcer las hojas, otros las enrojecen y deforman. Pocíe con Permetrín o Fenitrotion al abrirse las yemas y más tarde también los tallos jóvenes. Sólo una especie, el pulgón negro de los cerezos, ataca estos árboles, pero su efecto puede ser devastador. En cuanto los vea, rocíe con Malatión o Fenitrotíon.

Necrosis de leño


En la superficie de las ramas enfermas aparecen manchas rosas abultadas. Los troncos muertos son el sustrato ideal para los hongos; las esporas infectan los árboles vivos a través de los cortes y heridas. Corte todas las ramas muertas y enfermas y pinte con oxinato de cobre.

Barrenillo


Puede ser debido a una fuerte helada o bien a deficiencias de crecimiento. Corte todas las ramas muertas y pinte con oxinato de cobre para impedir la entrada de microbios. Abone y cubra el árbol para devolverle la salud.

Necrosis apical


Empieza en los ápices y avanza lentamente hacia abajo. Es más común en los frutos de hueso que en las peras y manzanas. Puede darse por varias causas, incluso por enfermedades como el chancro. Si no se debe a esta enfermedad, su origen más probable es el exceso de agua. Corte las ramas muertas.

Pulgón lanígero


En las ramas viven colonias de áfidos que segregan una ‘lana’ blanca cérea que les protege. Las agallas suberosas que producen son una entrada fácil para las esporas de chancros. Elimine la ‘lana’ con un viejo cepillo de dientes y alcohol metílico, o bien rocíe con Permetrín.

Chacro bacteriano


Las pústulas son planas y pueden pasar desapercibidas, pero producen serios efectos en los frutales de hueso. Las ramas atacadas dan pocas hojas y mueren pronto. De las heridas rezuma goma. Corte las ramas muertas; pinte los cortes con oxinato de cobre.

Fuego bacteriano


Enfermedad devastadora de los perales que puede también darse en manzanos. Los brotes afectados se marchitan y mueren. El signo revelador es la presencia de hojas secas que no caen. El árbol está eventualmente muerto. Las heridas viejas supuran en primavera.

Chancro


La corteza se contrae y se agrieta en círculos concéntricos. El signo revelador es la presencia de tumores rojos en invierno. En una enfermedad grave de los manzanos y perales, especialmente en suelos mal drenados. Corte las ramitas afectadas, saque las pústulas de ramas y tallos y pinte con oxinato de cobre.

Podredumbre blanca


Es una causa frecuente de muerte de los manzanos. Debajo de la corteza, cerca del suelo, aparece un abanico blanco de micelio de hongos. En las raíces se encuentran cordones negros. Los hongos aparecen en otoño. Queme los tallos y raíces.

Hoplocampa del ciruelo


El signo revelador de esta plaga es un agujero rodeado de sustancia pegajosa negra. En su interior hay un gusano de 1,5 cm. Las ciruelas afectadas caen antes de madurar. Cultive alrededor de los árboles y rocíe con Fenitrotíon 7 – 10 días después de la caída de los pétalos.

Cecidomia de las peras


Los frutos atacados se deforman y ennegrecen y habitualmente caen del árbol. Si se abre el fruto se encuentra una cavidad central llena de gusanillos. Queme los frutos ennegrecidos y mantenga el suelo cultivado. Si el año anterior tuvo este problema, rocíe con Endosulfán las yemas florales.

Podredumbre


La mayor parte de podredumbre de la manzana almacenada se debe a la podredumbre amarga (Gloosporium). Si debe almacenar una gran cantidad de fruto, tome precauciones. Rocíe los árboles con Carbendazima en pleno verano y de nuevo 1 – 2 semanas antes de la cosecha. Elimine y destruya inmediatamente los frutos enfermos.

Hoyos petreos del peral


Es una grave enfermedad vírica de los perales; los árboles afectados han de arrancarse y destruirse. El fruto enfermo es pequeño y deforme, con la superficie cubierta de hoyos y bultos. La carne es leñosa e incomestible. Por lo general, esta enfermedad sólo se da en los árboles viejos.

Polillas del cerezo


Estas orugas verdes causan perjuicios en los países cálidos, ya que viven dentro de las yemas de las flores y comen pétalos y estambres. Continúan viviendo en las flores y comen pétalos y estambres. Continúan viviendo en las flores ya abiertas y, más tarde, en los jóvenes frutos hasta que éstos caen. Por lo general, no es hasta que éstos caen. Por lo general, no es necesario actuar contra esta plaga.

Gorgojo del manzano


Plaga común de los manzanos que puede afectar también a los perales. En primavera, las larvas viven en el interior de las yemas florales desarrolladas. Los pedúnculos continúan verdes pero los pétalos se vuelven marrones. Si abre una de estas flores ‘encapuchadas’ encontrará dentro un gusano blanco o un escarabajo negro. Rocíe con Fenitrotión cuando se abran las yemas.

Marchitamiento de las flores


En una primavera suave y húmeda esta enfermedad puede ser grave para los ciruelos. Los árboles parecen haberse secado. También pueden ser seriamente afectados los manzanos y perales. Los ramos florales se debilitan y marchitan; si el ataque es fuerte, mueren los vástagos. Elimine las flores infectadas y las ramitas muertas. En verano elimine todo el fruto afectado por la podredumbre parda.


Fuente: Manual de Jardinería
Dr. D. G. Hessayon

1 comentario:

  1. Fantástico reportaje para aprender a identificar las enfermedades en los frutales.

    ResponderEliminar